CC: “Las deudas no cobradas y vencidas equivalen a más del 40 por ciento del presupuesto anual del Ayuntamiento de Los Llanos”

​Las llamadas deudas de dudoso cobro acumuladas en los últimos años suman ya 10,2 millones de euros
|

Ayuntamiento 25N lona


El informe de la liquidación del ejercicio 2021 en el Ayuntamiento de Los Llanos de Aridane arroja una cifra de 10.263.000 euros en saldos de dudoso cobro que se corresponden con impagos de tributos procedentes de las anualidades anteriores al año 2017 que, tras cuatro años sin gestionar su cobro, se pierden al no poder ser reclamados.


Esta cantidad supone un equivalente al 40,8% del presupuesto municipal para este año 2022 (25 millones de euros en el presupuesto inicial). Se trata de ingresos que debían haberse recaudado de forma directa, como son el Impuesto de Bienes Inmuebles (IBI), el IAE y vehículos, los impuestos sobre las construcciones y las tasas por los servicios de agua y basura, entre otros.


Esta cantidad ha ido en aumento año tras año: en 2018 los saldos de dudoso cobro ascendían a 6,5 millones; en 2019 eran 8,1 millones y en 2020 eran 9,2 millones, hasta llegar a los 10,2 millones de 2021.


Estas deudas impagadas y prescritas generan un desequilibrio económico en las cuentas municipales ya que el grupo de Gobierno las sigue incluyendo cada año en sus presupuestos como ingresos previstos de ejercicios cerrados. Es decir, incluyen en las cuentas 10,2 millones de euros de dinero ficticio, que al no poder cobrarse incrementa el déficit local.


Esto ha derivado, entre otras cosas, en que el Ayuntamiento de Los Llanos haya perdido margen de maniobra y ha tenido que destinar casi todo su remanente para cubrir los gastos corrientes, que se encuentran fuera de control, y no para inversiones, que sería lo normal.


La principal consecuencia de todo esto se evidencia en estos momentos en una preocupante falta de liquidez que se ha venido gestando durante estos 11 años de gestión de Noelia García y que ha quedado al descubierto a la hora de hacer frente a los pagos a proveedores ante la catástrofe social y económica que ha causado el volcán.


La alcaldesa, a sabiendas de que se van a producir retrasos en los pagos a proveedores y nóminas, ha salido a decir que es por culpa de los 1,5 millones de euros que adeuda el Estado por la gestión de la emergencia volcánica. Y, si bien es necesario que esta cantidad se reintegre por completo y lo antes posible a las arcas del Ayuntamiento, también debería decir que la Administración del Estado ha puesto reparos a las remesas de facturas presentadas por estar mal confeccionadas, tal y como ya hemos advertido. Hay que aclarar que con un presupuesto de 25 millones una deuda de 1,5 hace daño, pero no es suficiente para causar una quiebra.



Exigimos a la alcaldesa que actúe con seriedad y sin victimismo, que se haga responsable de su gestión económica en un Ayuntamiento que ha dirigido durante tres mandatos. Cuando se lleva 11 años gobernando, no se puede seguir usando el argumento de que se empieza de cero y que la culpa de la situación es de quien estaba antes. 


Comentarios

UNTE A NUESTROS GRUPOS

UNTE A NUESTROS GRUPOS