Se abre el debate en el Baloncesto palmero, jugar con o sin Mascarilla en las categorías de base.

Cristian León Fernández, actual coordinador arbitral insular, nos envia esta reflexión muy interesante que les animamos a leer sobre jugar o no con mascarilla en el baloncesto federado insular en las categorías base.
|

Baloncesto La Palma 2


En las últimas semanas, la Federación Canaria de Baloncesto ha tomado la decisión de que el baloncesto se juegue a puerta cerrada y con el uso obligatorio de mascarillas en todo momento. Esto a traído numerosas repercusiones que no han hecho esperar, como la negativa de varios clubes a jugar, e incluso árbitros. Por qué, ¿quién se va a hacer cargo de las posibles repercusiones que tenga el uso de mascarillas mientras se realiza un deporte de alta intensidad como el baloncesto?. 



Sin duda, el que haya practicado este deporte, no duda en afirmar que se trata de un deporte de alta intensidad, donde la velocidad de juego es alta y en muchas ocasiones no da respiro. Muchos son los momentos donde jugadores y árbitros enlazan un contrataque tras otro sin un segundo de respiro.  Según la Organización Mundial de la Salud, el uso de mascarillas esta contraindicado durante la realización de deportes de alta intensidad, por lo que el mundo del baloncesto se pregunta ahora mismo, ¿a quién hacemos caso? ¿A la máxima organización mundial, en cuanto a salud hablamos, o a la Federación Canaria de Baloncesto?. Por si esto no fuera poco, los actuales seguros deportivos, contratados por la Federación Canaria,no cubren desvanecimiento, sincopes, por lo tanto, si esto ocurriera durante un partido, ¿qué pasará?. 


Por otro lado, los estudios actuales muestran que la mascarilla pierde su efectividad una vez esté húmeda, por lo que lanzo otra pregunta, ¿cómo pretende la Federación Canaria controlar esto? En sus protocolos actuales no se menciona en ningún momento esta posibilidad. Lo único que nombra es la obligatoriedad del uso de mascarillas quirúrgicas. 


En cuanto a las repercusiones si se produjera un contagio, actualmente en España, el contagiarse por COVID19 no está catalogado como baja laboral, sino como enfermedad común. Llegado este punto, hay que recordad que los árbitros no son personal contratado por las federaciones para sacar sus competiciones, son un colectivo de personas que realizan esta actividad como hobby, por lo que contagiarse en una actividad deportiva podría afectar a sus puestos de trabajo directa o indirectamente. 



En la isla de La Palma, tanto clubes como colectivo arbitral y la Federación Insular de Baloncesto, han llegado al acuerdo que mientras se mantenga esta medida, las competiciones serán paralizada. Los clubes podrán entrenar según los protocolos que han diseñado junto con las autoridades locales. Y es que la Federación Canaria de Baloncesto se está olvidando de la situación que vivimos a nivel mundial. Tenemos un sistema de salud que en muchos casos se han visto desbordado.


En Canarias no somos ajenos a todo esto, esta misma semana de carnavales hemos tenido un toque de queda a las 22:00h, así como restricciones al número de personas en reuniones a 6 únicamente. Además, la isla de La Palma, actualmente tenemos un nivel 1 de alerta y con un número de casos que ha aumentado considerablemente en las últimas semanas, ¿de verdad es necesario la competición en estas circunstancias? Por supuesto que no. Es por ello que clubes como el C.B. Doguen o el C.B. Sauces se han negado públicamente a jugar, algo que no ha sido bien recibido en las oficinas de la Federación Canaria presidida por Carlos Olano. 


Por si no fuera poco, el colectivo insular de árbitros y auxiliares de mesa de La Palma, han enviado un escrito a la Federación Canaria negándose a atender las competiciones insulares y autonómicas mientras el uso de la mascarilla sea obligatorio durante la práctica de deporte de alta intensidad. Esto también ha sido bien recibido en dichas oficinas, tomando la decisión de traer árbitros y auxiliares de Gran Canaria, actualmente en alerta 3. 


¿Esta es la gestión esperada de un organismo que debe de velar por los intereses de los deportistas? Sin duda, las medidas adoptadas por esta federación autonómica no van en pro de la salud de los deportistas, sino que responden a intereses económicos y políticos, algo que deja en un lugar muy vulnerable a nuestros deportistas y árbitros. 



¿Ha pensado en esto la Federación Canaria de Baloncesto? Obviamente parece que no, ya que anteponen sus intereses personales por encima de todo. Pero es que resulta muy fácil dirigir desde una mesa de despacho y no tener en cuenta a los que realmente hacen el baloncesto posible, que son los jugadores, entrenadores y árbitros, a los cuales, parece que no se les escucha. 


Comentarios