​La solicitud de citas médicas por internet se disparó en 2020.

​La crisis sanitaria del Covid-19 y las restricciones en la movilidad han hecho que muchos usuarios hayan optado por la comodidad de pedir cita a través de webs y aplicaciones móviles.
|

Cuadrosmedicos


Antes de que el coronavirus entrara en nuestras vidas de forma abrupta, muchos de los usuarios de los centros médicos, tanto privados como públicos, desconocían la posibilidad de pedir cita previa a través de internet. Los métodos más habituales eran la solicitud presencial en el propio centro o el teléfono.



Sin embargo, durante este año 2020 se ha visto un incremento progresivo de los ciudadanos que hacían uso de su seguro médico a través de una cita previa obtenida mediante la página web correspondiente o de una de las apps que existen para ello.Todas las comunidades autonómicas españolas tienen la suya propia, como por ejemplo miCita previa del Gobierno de Canarias, que está disponible para descargar gratis en las tiendas oficiales tanto de Android como iOS. A través de ella es fácil registrar los datos del paciente, solicitar médico y concertar una cita en una fecha y hora determinada.


La facilidad de uso junto a su efectividad ha fidelizado a muchos pacientes, incluso de edades avanzadas, donde el dominio de las nuevas tecnologías no está tan extendido como entre los adultos de mediana edad y los jóvenes.


La sanidad privada también cuenta con sus propias aplicaciones


Los principales seguros de salud privados del país no podían ser menos y también cuentan con las correspondientes aplicaciones y servicios webs para atender a sus usuarios. Desde ellas es fácil consultar los cuadros médicos de DKV, Adeslas, Mapfre o cualquiera de las compañías que operan en España y solicitar una cita previa.


Estas aplicaciones también han crecido en demanda y en número de usuarios activos gracias a que pueden operar en cualquier territorio del país sin diferenciar entre comunidades y es posible elegir fácilmente cualquier especialidad que el paciente necesite con tan sólo hacer unos clics. Incluso las propias apps son capaces de localizar donde se encuentra el usuario y proponer el médico más cercano a su ubicación.


Las aseguradoras están optando también, como servicio complementario, por habilitar un chat en el que los usuarios pueden hacer consultas médicas directamente sin necesidad de pasar por consulta, e incluso algunas de ellas también funcionan ya en formato de la denominada “telemedicina” donde un médico atiende a través de videoconferencia.Todos estos avances han hecho mucho más cómoda cualquier gestión médica que una persona pueda necesitar en un momento dado. Y esto no queda aquí, se avanzan nuevas funcionalidades que harán progresar más las consultas médicas a distancia en los próximos años gracias a las nuevas tecnologías.



El futuro pasa por no pisar una consulta, aunque esto aún parezca una posibilidad algo remota para un gran número de la población. El contacto físico entre médico y paciente, de momento y mientras el Covid lo permita, se sigue imponiendo.


Comentarios