​El Ayuntamiento trabaja en las medidas que se aplicarán para la celebración más segura del Día de los Difuntos.

​El edil de Servicios Públicos, Tony Acosta, informa de la labor previa para diseñar una conmemoración con garantías.
|

38BF0D2D 9778 4961 86D9 FB3EBBD78DEE


La Concejalía de Servicios Públicos del Ayuntamiento de Santa Cruz de La Palma ha comenzado a trabajar en las medidas que se aplicarán en el cementerio municipal para la conmemoración del Día de los Difuntos, que tendrá lugar el 1 de noviembre.



El primer teniente de alcalde y concejal del área, Tony Acosta, ha señalado que “será el primer Día de Finados que celebraremos en la nueva normalidad “, por lo que “hemos decidido trabajar con la antelación suficiente para garantizar la seguridad de todas aquellas personas que visiten el camposanto para honrar a sus difuntos”.


El Ayuntamiento hará un control del aforo del recinto, con mayor incidencia en los pasillos con dimensiones más reducidas, además de estar previsto habilitar un espacio para la venta de flores en el propio cementerio. Se hará especial hincapié en el uso del transporte público para acceder al camposanto y se reforzará el servicio con la incorporación de más personal.


La apuesta más significativa de Servicios Públicos es evitar concentraciones el 1 de noviembre, apostando por una conmemoración que se extienda también a los días 30 y 31 de octubre. El trabajo previo que se está realizando incluye además un estudio sobre los actos religiosos que habitualmente se programan para el Día de los Difuntos.



Tony Acosta ha explicado que “somos conscientes de las miles de personas que cada Día de Finados recibimos en el cementerio y lo que pedimos a nuestros vecinos es que sean comprensivos con las medidas que vamos a tener que aplicar para que las visitas a nuestros seres queridos sean seguras desde el punto de vista sanitario”.


Comentarios