​El Ayuntamiento estudia modificaciones en la avenida Marítima para ampliar las plazas de aparcamiento durante la campaña de Navidad

​La capital insular prepara un paquete de acciones promocionales para apoyar al comercio local
|

Avenida


El Ayuntamiento de Santa Cruz de La Palma está estudiando diversas opciones para apoyar al comercio local de la capital insular de cara a una campaña de compras navideñas marcada por los efectos de la erupción volcánica y en un sector que aún no ha logrado recuperarse del impacto de la pandemia. Entre las medidas en las que ya se está trabajando, se incluye ampliar la zona de estacionamiento disponible en las proximidades de la Zona Comercial Abierta (ZCA) del Casco y se evalúa la opción de modificar provisionalmente el tráfico en un tramo de la avenida Marítima para dotar la zona con más de 50 plazas de aparcamiento nuevas.


El alcalde de Santa Cruz de La Palma, Juan José Cabrera; el concejal delegado de Tráfico y Comercio, Juan Arturo San Gil, y el presidente de la Asociación de Empresarios Casco Histórico, Eloy Méndez Roldán, han visitado la zona para estudiar las opciones, un encuentro en el que se han abordado otras estrategias de apoyo al sector comercial local durante la próxima campaña de Navidad.


Una de las demandas fundamentales del sector es la necesidad de facilitar el acceso al municipio de potenciales compradores, de ahí que, conjuntamente con la Policía Local, se está analizando la viabilidad de habilitar más espacio de aparcamiento en el tramo de la avenida Marítima comprendido entre la avenida El Puente y el cruce con la calle Baltasar Martín. Este tramo de la avenida se habilitaría para el tráfico en un solo sentido sur-norte, lo que permitiría generar 54 plazas de estacionamiento en diagonal en la parte oeste (zona montaña).


Además, en esta reunión se abordaron otras estrategias y acciones promocionales de cara a la campaña de Navidad, con las que se tratará de seguir atrayendo y manteniendo el interés de los potenciales compradores. “Es una pequeña aportación, porque nuestros comercios, las pequeñas empresas y autónomos, que al fin y al cabo son también nuestros vecinos y vecinas, no pueden depender solo de la administración. Necesitan del apoyo de todos y de todas y que les transmitamos esperanza en estos tiempos difíciles”, destacó el alcalde.


Arturo San Gil recordó que “el comercio es una actividad económica clave en el municipio y que emplea a centenares de personas. Apostar por el comercio de cercanía no solo representa un consumo más sostenible, sino que también ayuda a revitalizar el tejido económico y social de nuestro entorno. Contamos con una ZCA con una oferta completa y atractiva, en la que conviven comercios históricos singulares con propuestas muy originales. Y, en este momento, el sector se mueve en un escenario incierto que compromete la viabilidad de muchos negocios”.


Así, señaló que el comercio local, “fundamental para el desarrollo y la cohesión social del municipio, es uno de los sectores que más están sufriendo los efectos de la pandemia y de la erupción. Su futuro es también el futuro de todo el municipio, porque consumir en el comercio de cercanía nos beneficia a todos y a todas, ya que supone creación de empleo y vitalidad de los barrios y calles”.


Comentarios

Lo más leído