​El Cabildo recibe el proyecto del Museo de la Historia de la Astrofísica de Garafía.

Su superficie es de 438,80 metros cuadrados, estando ocupada casi en su totalidad por una edificación de una sola planta, mayormente diáfana con cubierta plana en mal estado de conservación.
|

106D1CE8 0E91 4002 A963 FDE3AD57DBDD



El Cabildo de La Palma ha recibido el proyecto del Museo de la Historia de la Astrofísica, que se ubicará en un edificio situado en el casco de Santo Domingo de Garafía, que fue adquirido en su momento por la Corporación Insular con la finalidad de crear este espacio, con cargo al Fondo de Desarrollo de Canarias, en el municipio que alberga uno de los principales observatorios astronómicos del mundo, el Roque de Los Muchachos.

El consejero de Infraestructuras, Borja Perdomo, señala que se trata de un paso  fundamental en la creación de un nuevo espacio que va a representar  un recurso cultural, lúdico y turístico para el  municipio de Garafía, que pone en valor la  ciencia de primer orden que se realiza en el Observatorio del Roque.


El alcalde de Garafía, Yeray Rodríguez, destaca la importancia que representa que el municipio continúe desarrollando iniciativas ligadas a la cultura y la ciencia que se desarrolla en sus cumbres y que permiten contribuir a dinamizar su economía.


Tanto  Perdomo como Rodríguez coincidieron en valorar el trabajo que  se ha desarrollado conjuntamente, entre la Administración insular y municipal, y el Instituto de Astrofísica de Canarias, para  desarrollar este proyecto, que, una vez contratado, contará  con un plazo de un año de ejecución y un presupuesto estimado de casi 600.000 euros.


El proyecto, realizado por CBA Arquitectura y Urbanismo, configura un espacio multifuncional, destinado principalmente a un fin expositivo de material relacionado con la historia de la Astrofísica en la isla de La Palma, pero que al mismo tiempo sirva de espacio cultural y de ocio para el municipio.


Su superficie es de 438,80 metros cuadrados, estando ocupada casi en su totalidad por una edificación de una sola planta, mayormente diáfana con cubierta plana en mal estado de conservación.


En la planta baja, se dispondrá un vestíbulo principal, dando paso a un gran espacio diáfano de libre circulación que albergará los diferentes elementos de exposición del museo. La planta alta, que se sitúa a cota de la calle superior, se plantea un segundo acceso opcional o alternativo. Con un vestíbulo de acceso y una zona destinada a recepción o administración, el resto de la planta diáfana se destinará a espacio de exposición de libre circulación, interrumpido ocasionalmente por dos huecos de doble altura para ubicación de escalera y telescopio y cúpula del KVA. El resto de la planta se destina a espacio exterior de exposición, con un pequeño anfiteatro para charlas y conferencias y otra cúpula de telescopio opcional. 

Comentarios