Otro incendio así puede suceder en cualquier momento, ¿a qué estamos esperando?.

CC.OO La Palma muestra su solidaridad con los afectados por el #IFElPaso.

Es momento de que las instituciones regionales e insulares y corporaciones municipales afectadas estén a la altura y proporcionen las ayudas económicas a los afectados con la mayor agilidad y urgencia posible.
|

Edificio de Usos Muu0301ltiples en SC de La Palma. Sede de la FTP CCOO


Desde CCOO La Palma queremos trasladar nuestra solidaridad y apoyo a la ciudadanía palmera por el importante incendio que ha sufrido la isla en los últimos días, en especial a los vecinos y vecinas afectados de Los Llanos de Aridane y El Paso.



Lamentamos la situación en la que se han quedado numerosas familias de los municipios afectados por el incendio, sobre todo, por la pérdida de viviendas, animales, explotaciones agrícolas y huertas devastadas, empresas afectadas, entre otros, que ahondan más si cabe en la delicada situación económica de muchas de estas familias. Es momento de que las instituciones regionales e insulares y corporaciones municipales afectadas estén a la altura y proporcionen las ayudas económicas a los afectados con la mayor agilidad y urgencia posible.


Las últimas informaciones nos invitan a pensar que el incendio está prácticamente extinguido y que las tareas prioritarias pasan por eliminar definitivamente los puntos calientes para evitar cualquier posibilidad de que se reavive el fuego.


Agradecemos el duro trabajo realizado, la colaboración y apoyo, del personal perteneciente al Servicio de Medio Ambiente y Emergencias y CECOPIN del Cabildo Insular de La Palma, Tragsa, BRIF, EIRIF, Pilotos de medios aéreos intervinientes, Unidades de Bomberos Forestales Voluntarios de distintos municipios de La Palma, Bomberos Voluntarios de La Palma, Bomberos del Aeropuerto de La Palma, Bomberos de Tenerife, Unidad Militar de Emergencias (UME), CECOES, Cruz Roja, Voluntarios de Protección Civil, Policía Local, Guardia Civil, Protectoras de animales, Técnicos y otro personal del Gobierno de Canarias y de la Administración General del Estado, y demás personal interviniente en la emergencia, así como, a la ciudadanía en general y empresas, por la labor realizada.


Más allá de lo sucedido y de que las autoridades competentes hagan los análisis pertinentes acerca del incendio, CCOO La Palma quiere mostrar su interés en algunos aspectos que consideramos relevantes.


E8B87ADB DF62 481B 9FD0 92BF25395E0D


En primer lugar, este incendio ha sido el primero en la Isla de La Palma que se ha originado y desarrollado exclusivamente en interfaz urbano-forestal, afectando no solo a terrenos forestales, sino que en su mayor parte se ha propagado por terrenos abandonados, cultivos y zonas urbanizadas, afectando a un número considerable de viviendas (más de 50 según las últimas estimaciones). Aún así, afortunadamente, no tenemos que lamentar víctimas mortales, pero desgraciadamente, nos hemos encontrado con un número importante de animales muertos y vidas truncadas por la pérdida de cosechas y medios de subsistencia.



En los últimos años, las Administraciones Públicas han priorizado la inversión en medios aéreos y costosas instalaciones contraincendios, como depósitos de agua y redes de alta presión en el monte, que si bien tienen su función, en ocasiones y a la hora de la verdad no son efectivas, o ni siquiera se encuentran operativos. Este nuevo tipo de incendios que afectan a las poblaciones y que desgraciadamente se prevé que cada vez sean más frecuentes debido al Cambio Climático, hace que los recursos humanos sean imprescindibles en la prevención y extinción de incendios, es decir, lo que se necesitan son PERSONAS.


A nuestra forma de entender, es necesario que el Servicio de Medio Ambiente y Emergencias del Cabildo Insular de La Palma se dote del personal necesario para hacer frente a este tipo de emergencias. En la actualidad, los retenes contra incendios existentes son claramente insuficientes para atender las nuevas emergencias que está provocando el Cambio Climático. Otra posible solución sería dotar a estos equipos de una mayor flexibilidad, y sus miembros puedan desplegarse en grupos más pequeños con sus mandos responsables y emisoras de comunicación individuales, para evitar que el fuego entre en varias viviendas simultáneamente en una misma zona de interfaz urbano-forestal, tal y como sucedió en este incendio.


Necesitamos además que los camiones contraincendios tengan su dotación completa de personal (2-4 personas), no solo su conductor, para que puedan actuar como un medio independiente con seguridad y no tengan que depender de otros medios para poder actuar, ya que en ocasiones no se encuentran cerca.


Al mismo tiempo, habría que valorar la posibilidad de contar con un mayor número de vehículos contraincendios ligeros (disuasorios), cuya maniobrabilidad y agilidad permite una rápida actuación en calles estrechas y zonas poco accesibles donde no llegan los camiones pesados. Otras opciones complementarias, pero igualmente imprescindibles, sería dotar a los retenes de recursos materiales adecuados, como motobombas ligeras y mochilas extintoras, para poder utilizar el agua disponible de las numerosas piscinas, estanques, e incluso simples mangueras y tomas de agua que abundan en las zonas urbanizadas y agrícolas, para no perder un tiempo valioso en esperar a que recarguen los camiones contraincendios, un tiempo que puede suponer la pérdida de viviendas e incluso vidas.


Algunos retenes del Cabildo Insular de La Palma se desplazan aún en la actualidad en vehículos con más de 30 años de antigüedad. Es necesario además, que todos los vehículos que participan en la emergencia tengan luces, sirenas y distintivos prioritarios, tal y como marca la legislación vigente en materia de tráfico, para poder acudir en el menor tiempo posible sin provocar ningún accidente de tráfico.


Por último, este incendio ha demostrado que si bien los medios estatales de fuera de la isla, como los aviones contraincendios o la UME son necesarios, en ocasiones, cuando estos medios llegan a La Palma ya es demasiado tarde y el daño está hecho. Este tipo de incendios hay que atajarlos antes de que adquieran fuerza y queden fuera de la capacidad de extinción. Necesitamos tener más y mejores recursos insulares para la prevención y extinción de incendios en La Palma.


Este incendio ha demostrado además, que el coste de los daños producidos, con más de cincuenta viviendas afectadas y numerosos cultivos arrasados y animales muertos, claramente supera el coste de las inversiones necesarias que habría que realizar en el Servicio de Medio Ambiente y Emergencias del Cabildo Insular de La Palma.



Desde CCOO La Palma emplazamos a nuestros representantes en el Cabildo Insular de la Palma a que tomen las medidas oportunas y cubran las deficiencias de personal, materiales y medios para evitar otro drama de similares características.



Comentarios