La Juez de Primera Instancia lleva a cabo el levantamiento del cadáver de una de las Niñas de Tenerife.

El cuerpo fue hallado por el buque Ángeles Alvariño a unos mil metros de profundidad, dentro de una bolsa de deportes lastrada con un ancla
|


C6d18ed1 7680 4221 bcb8 12bdf2904875 16 9 discover aspect ratio default 0


La magistrada titular del Juzgado de Primera Instancia e Instrucción número 3 de Güimar (Santa Cruz de Tenerife) finalizó sobre las 20.00 horas de hoy, jueves 10 de junio, el levantamiento del cadáver de una niña de en torno a los seis años que, a falta de pruebas médico forenses más determinantes, podría corresponder, prácticamente con toda seguridad, a Olivia G., la menor desaparecida el pasado 27 de abril junto a su hermana de un año Anna y su padre Tomás G.



La autoridad judicial llevó a cabo la diligencia en el Instituto Anatómico Forense de Tenerife, en La Laguna, a donde había sido trasladado el cadáver sobre las 18.00 horas de este jueves. El cuerpo fue hallado por el robot submarino de rastreo del buque oceanográfico Ángeles Alvariño a mediodía a unos 1.000 metros de profundidad, a unas tres millas de la costa tinerfeña. Se encontraba en el interior de una bolsa de deportes amarrada a un ancla. Junto a ellas, se halló igualmente otra bolsa de deportes también lastrada por el ancla, vacía.



El cuerpo fue trasladado a tierra sobre las 18.00 horas y llevado al Anatómico Forense para el levantamiento. El Angeles Alvariño continúa su rastreo en la zona. El Juzgado había incoado en el pasado mes de abril diligencias previas en referencia a la presunta desaparición y secuestro de las niñas, apuntando a su padre, Tomás G. como principal sospechoso. Las diligencias están declaradas secretas. En este momento se desconoce el paradero del citado Tomás y de su hija menor.


Comentarios