​Una imagen vale más que mil palabras, por Ismael Francisco Sánchez.

​Nuestro colaborador Ismael Francisco Sánchez, nos trae un nuevo artículo en nuestra sección "Arte Palmero".
|

169966090 1173451706426242 3415615791299743066 n


El Arte tiene como principio comunicar, inspirar y generar emociones entre otros; por ejemplo, nos acompaña desde la niñez siendo una de las primeras herramientas de desarrollo comunicativo en el ser humano (los cuentos, las ilustraciones, la animación, el teatro etc.), además a lo largo de nuestra vida este nos enseña y nos hace comprender diferentes emociones, interpretar el carácter del autor u obra y comunicarlos con el usando su obra como medio.



Podemos decir que en cierto modo necesitamos del arte, pues nos ayuda a desarrollar nuestra emocionalidad; en la gran mayoría de los casos un espectador puede sentirse identificado con un personaje e incluso adoptar cierta empatía hacia él; “una imagen vale más que mil palabras” y lo decimos así ya que a pesar de ser una representación visual común nos cuenta sin palabras una historia, unos rasgos emocionales de un personaje y demás sentimientos que terminan de dar cuerpo a la historia. Por otro lado nos ayuda a reflexionar sobre distintas cuestiones, podemos mencionar el Guernica de Picasso que nos muestra el fruto de las guerras.


Un hecho muy común en nosotros es compartir fragmentos literarios de frases románticas u depresivas según nuestro estado emocional para que otra persona nos entienda o genere alguna emoción, pues el medio por el que se ha establecido ese diálogo no es otro que el arte de la literatura; es uno de tanto ejemplos que nos demuestra que prescindimos de las emociones ya que nos generan distintos estados de ánimo que resultan placenteros, los buscamos mediante la práctica de alguna actividad determinada o simplemente el arte.


Cuando un espectador entra a un museo sublime (pongamos de ejemplo a El Prado) siente una atracción que suele acabar en el famoso síndrome de Stendhal cual consiste en un cúmulo de sensaciones placenteras en un individuo al apreciar una obra de arte extremadamente bella; y como este podemos dar muchos más ejemplos.“El arte es el otro de la vida, la liberación de ella por medio de su contrario en el que las formas puras de las cosas, indiferentes frente a su ser disfrutado o no–ser–disfrutado subjetivo, rechazan cualquier contacto a través de nuestra realidad.



Pero en la medida en que los contenidos del ser y la fantasía entran en distancia, se nos acercan más de lo que podrían bajo la forma de realidad” escribía el filósofo Georg Simmel, mediante esta reflexión podríamos preguntarnos ¿cómo seríamos sin ver ilustraciones, leer libros o escuchar música?, ¿nos sería más difícil entender algunas cuestiones emotivas sin el arte?.


Comentarios