​¿Planchas la ropa interior?

Sabemos que existen personas que planchan toda su ropa. En el caso de la ropa interior ¿es recomendado hacerlo?
|

Ropa interior


Comenzaremos este artículo por el final, es decir, respondiendo a la pregunta. Y esa respuesta es un rotundo NO. Pero no te preocupes, saciaremos tu curiosidad y no lo dejaremos simplemente así. ¿Por qué no se debe planchar la ropa interior? Te lo contamos.



El tejido que predomina mayoritariamente en las prendas de ropa interior masculina y femenina son las fibras sintéticas. Esto es debido a que su estructura elástica hace más cómodas y mas adaptables a dichas prendas.


Pero este tipo de fibra no natural es extremadamente sensible al calor, por lo que el planchado provoca que el compuesto se dañe y pierda esas propiedades que lo hacen tan cómodo. Aquellos que usan exclusivamente tejidos naturales como el algodón en su ropa íntima no se darán por aludidos en esta aclaración. Sin embargo, el hecho de usar, por ejemplo, algodón, en la ropa interior no significa que pueda plancharse sin problemas.


Aunque el slip, braga, sujetador o cualquiera que sea la prenda que usemos esté hecho de tejido con fibras naturales, es muy probable que alguna zona de la ropa esté fabricada de forma sintética, como los hilos de las costuras o el elástico de la cintura. Así pues, estaríamos en la misma situación anterior, al planchar, se dañarían y quedarían inservibles.


Si quieres que tu ropa interior dure más tiempo, el mejor de los consejos es que, tal y como apuntan los expertos, no las planche, ya que el calor es sinónimo de pérdida de forma y elasticidad.


Necesidad estética


No poder planchar la ropa interior no quiere decir que tengamos que llevarla de cualquier manera. Tener en cuenta algunos trucos a la hora de tenderla puede hacer que evitemos la gran mayoría de las arrugas que pueden formarse en ella.


Lo ideal es no utilizar secadora, sino sacudirla al sacarla de la lavadora y dejar que seque al aire libre, sujetándola en un tendedero con un par de pinzas por las costuras y dejando que el peso del agua y la gravedad hagan que la prenda se estire.



En cualquier caso, si no consigues minimizar las arrugas en ella y tienes la imperiosa necesidad de plancharla, hazlo poniendo la mínima temperatura posible en la plancha, sin utilizar vapor y colocándola en mitad de dos prendas o trapos de algodón. Conseguirás minimizar los daños de esta forma.


Comentarios