Hoy el poder de las mujeres transforma el mundo, las mujeres se movilizan el 8M.

Todas estas luchas han ido conquistando cambios legales, sociales y culturales que han hecho avanzar las sociedades hacia mayores cotas de igualdad y democracia.
|

89793093 3063182280412962 7103922495094259712 n


El 8 de marzo fue instaurado en 1952 como Día Internacional de la Mujer por la Asamblea General de Naciones Unidas (ONU). El 8M conmemora las “huelgas” de las mujeres, que a lo largo de la Historia han reivindicado sus derechos laborales, económicos, políticos y sociales. Todas estas luchas han ido conquistando cambios legales, sociales y culturales que han hecho avanzar las sociedades hacia mayores cotas de igualdad y democracia.



Sin embargo, el tiempo de alcanzar los plenos derechos humanos de todas las mujeres con estas luchas no ha terminado. En todo el mundo, en todos los países, en todas las naciones y también en nuestras comunidades más cercanas aún siguen persistiendo las desigualdades y las discriminaciones hacia las mujeres sólo por el hecho de serlo. La discriminación contra la mujer no es única, esta se entrelaza con muchas otras discriminaciones, con las discriminaciones por clase, etnia, edad, cultura, economía, estatus migratorio, orientación sexual, identidad de género, o diferentes capacidades, entre otras.


Cartel Igualdad



Este movimiento mundial concentrado visiblemente en un día, el 8M, entiende que la igualdad entre los géneros no es solo un derecho humano fundamental, sino la base necesaria para conseguir un mundo pacífico, próspero y sostenible, siendo este una meta diaria y continua a conseguir, tal y como lo recoge la ONU en la Agenda 2030 que se recoge en los Objetivos de Desarrollo Sostenible, siendo este un plan de acción global a favor de las personas, el planeta y la prosperidad.



Por todo ello, por el presente y por el futuro sigue siendo tiempo de que proclamemos sin descanso la igualdad como un único mensaje de manera conjunta por parte de toda la sociedad. Las luchas de las mujeres y las movilizaciones feministas en las calles tienen el sentido de interpelar a las Administraciones, los Agentes Sociales y la Ciudadanía (con mayúsculas) en general para que realicen un ejercicio de compromiso firme, para que entre todos y todas poder:


-Erradicar todas las formas de violencia contra las mujeres y reparar a las víctimas de esa violencia estructural construir condiciones y oportunidades para la participación económica, social, política y cultural de las mujeres de todas las condiciones en la vida local.

  • -Luchar contra todas las formas de discriminación
  • -Transformar las relaciones de género en la vida de nuestros municipios y de nuestras administraciones

Comentarios