​El PSOE de Canarias califica de "inadmisible" lo sucedido en Arguineguín y defiende la rápida respuesta del Gobierno de Ángel Víctor Torres.

​El secretario de Organización socialista, Jorge González, insta al Estado a buscar soluciones a una situación que "no se puede volver a repetir" y recuerda que estamos ante un problema "global y humanitario"
|

Jorge glez (foto)


El PSOE de Canarias considera "inadmisible" lo ocurrido con los migrantes liberados en Las Palmas de Gran Canaria al tiempo que ha reconocido la respuesta "diligente y humanitaria" del Gobierno presidido por Ángel Víctor Torres.



El secretario de Organización socialista, Jorge González, ha señalado que una situación como la vivida el pasado martes en Arguineguín "no se puede volver a repetir" y ha instado al Estado a activar las medidas que sean necesarias para garantizar la mejor atención posible para estas personas, "que solo buscan una vida mejor y para los que Canarias no puede ser sinónimo de cárcel".


González ha señalado que existe un compromiso absoluto por parte del PSOE para afrontar la crisis migratoria que sufre Canarias, valorando, además, la “rápida reacción” del Gobierno de Canarias para dar cobertura a los migrantes desalojados del muelle de Arguineguín.Del mismo modo, ha agradecido la colaboración prestada por el Ayuntamiento de Las Palmas de Gran Canaria con su alcalde Augusto Hidalgo al frente, Cruz Roja y la Delegación del Gobierno, "haciendo posible entre todos organizar un operativo de urgencias que ha permitido que nadie quedara en la calle".


Jorge González ha respaldado la investigación anunciada por el ministro Fernando Grande Marlaska sobre lo sucedido, ya que "como ha dicho el presidente Ángel Víctor Torres los hechos son incalificables e indefendibles, y merecen una explicación clara para que no se vuelvan a repetirse".



El secretario de Organización de los socialistas canarios ha vuelto insistir en la necesidad de que Europa se implique en la búsqueda de soluciones a la crisis migratoria que asola las costas Canarias, por tratarse de un "coyuntura global y que merece la máxima solidaridad por parte de todos los países. Somos la frontera sur de Europa, pero en ningún caso una cárcel. Y hablamos de personas, que buscan una vida mejor y cuyos derechos hay que respetar". 


Comentarios