​La protección de la salud clave en las tendencias de moda infantil otoño-invierno.

​Ahora la ropa no solo debe vestir, sino que es importante que también proteja. Por supuesto, las mascarillas se han convertido en un complemento indispensable.
|

Ropa infantil


Hasta este año, los detalles que guiaban a los padres a la hora de comprar la ropa de sus hijos se reducían a la comodidad en la ropa usada para asistir a clase y un toque elegante pero casual cuando llegaba la hora de salir a comer, cenar o dar un paseo con la familia.



El Covid-19, como ha sucedido en multitud de ámbitos de la vida cotidiana, también ha cambiado esto. Ahora los padres sitúan en el primer puesto de sus preocupaciones la salud de los niños, tratando de reducir al máximo cualquier posibilidad de contagio que haga entrar el Coronavirus en casa.


Y para darse cuenta de ello basta con visitar cualquier tienda de ropa infantil, da igual que sea física u online. Los tejidos que son capaces de proteger contra el virus ya se han desarrollado y cada vez empiezan a ocupar más espacio en las perchas y estanterías.


Este tipo de tejidos se someten en fábrica a un tratamiento que permite la inactivación del virus de forma completa desde el momento en que este entra en contacto con la ropa. Dicho tratamiento se ha logrado desarrollar en un tiempo récord y son muchas marcas las que ya lo emplean en sus nuevos modelos.


Aunque las prendas, obviamente, no son un escudo infranqueable, puesto que hay partes del cuerpo que quedan al descubierto, es sin duda una ayuda más que junto con el resto de medidas sanitarias hacen que los niños estén aún más protegidos.


Las mascarillas, elementos de diseño


Gran parte de los niños utilizan mascarillas textiles debido a que las quirúrgicas y de especial protección, en su gran mayoría, están fabricadas en tamaño estándar no apto para niños. Esto ha abierto la posibilidad de dejar que la imaginación vuele y son muchas las posibilidades para que cada niño tenga una mascarilla única que vaya con su personalidad o que cuadre con sus gustos y aficiones.


Las tiendas de ropa infantil lo saben y han abierto un gran abanico de posibilidades, para que este complemento, que será indispensable durante mucho tiempo, sea un elemento más de moda para los niños y queden lejos de ser tan aburridas como las frías y sobrias mascarillas quirúrgicas de muchos adultos.



Ellos, por supuesto, van encantados de llevar sus ídolos o sus dibujos favoritos no sólo en las camisetas, sino también en sus mascarillas. Esto, además, es un valora añadido para evitar que se las quiten y puedan quedar expuestos en algún momento al virus. 


Comentarios