​Ángel Víctor Torres defiende ante la Unión Europea que la estrategia con las RUP se renueve y se adapte al impacto de la crisis por Covid-19

Torres reclama que Europa active políticas solidarias ante el fenómeno de la inmigración, “que en Canarias ha aumentado un 700 por ciento este año”
|

FOTO COTER 1


El presidente de Canarias, Ángel Víctor Torres, ha presentado en la mañana de este jueves 24 de septiembre, un proyecto de dictamen sobre la estrategia europea en favor de las regiones ultraperiféricas (RUP), ante la comisión de Política de Cohesión Territorial y Presupuesto (COTER) del Comité Europeo de Regiones (CDR), presidida por Isabelle Boudineau.



El presidente ha sido el ponente del proyecto de dictamen titulado “Una asociación estratégica renovada y más fuerte con las regiones de ultraperiféricas”, donde Ángel Víctor Torres destacó la necesidad urgente de renovar y adaptar la estrategia de la Unión Europea para las RUP al impacto que está teniendo la crisis sanitaria y económica derivada de la Covid-19 en estas regiones especialmente vulnerables. 


“No se trata de hacer borrón y cuenta nueva”, explicó el presidente, en cuanto al fructífero trabajo conjunto que se ha realizado hasta el momento y que ha permitido un reconocimiento cada vez mayor de la realidad diferenciada de la ultraperiferia, “sino de aportar los ajustes que sean necesarios para responder a la nueva situación ocasionada por la pandemia”, dado que el informe intermedio fue aprobado en marzo de 2020, justo a comienzos de la crisis, cuando todavía ni siquiera podía vislumbrase el alcance tan devastador y sin precedentes de la misma. “Fue justo en marzo cuando, en el caso de España, se decretó el estado de alarma y todo se paralizó con el confinamiento”, explicó el presidente ante el Comité.


Por el impacto de la Covid-19, el jefe del Ejecutivo canario solicitó una respuesta urgente de renovación en la estrategia con las RUP, regiones que ya de por sí, por la lejanía de estos territorios respecto al continente, la insularidad y la dependencia económica del exterior, presentan una circunstancia diferenciada. Todo ello, además, se ha visto agravado por las restricciones de la movilidad entre fronteras por la pandemia. 


“Dependemos muchísimo del sector turístico y todo ese potencial se está viendo dañado, poniendo en riesgo el estado de bienestar”, apuntó Torres, quien también reconoció los avances obtenidos en cuestiones como el cambio climático, la economía circular, la transición energética y biodiversidad. En este punto, insistió en que es imprescindible trabajar para lograr la neutralidad climática en 2050, “y en ello las RUP estamos absolutamente comprometidas”, sin olvidar la vulnerabilidad de las RUP, que dependen todavía en gran medida de las energías fósiles, y en algunas de estas regiones hay dificultades para el tratamiento de residuos.


El presidente canario reclamó también que la transición ecológica se lleve a cabo de una manera justa, “encontrando el equilibrio entre la economía y la ecología”, apuntó. Las RUP han manifestado que están de acuerdo con que se grave la contaminación medioambiental, “pero también hemos puesto sobre la mesa nuestra dependencia de las conexiones aéreas, por lo que se hace necesario que las decisiones se tomen con sentido común y defendiendo las especiales circunstancias de las RUP”.


Otro de los asuntos en los que el presidente de Canarias hizo especial énfasis fue el del fenómeno migratorio, “que es global” y que afecta a las RUP en la fachada atlántica, pero también en el Índico y en la Amazonia. Ángel Víctor Torres puso el ejemplo de Canarias, “donde estamos en estos momentos con un aumento del 700 por ciento en la llegada de migrantes en cayucos y pateras”. Explicó que en lo que llevamos de año han llegado de esta forma más de 5.000 personas que huyen del hambre y las guerras, en busca de un porvenir en Europa. Torres apuntó que a la situación dramática que viven, se le suma ahora la crisis sanitaria generada por la pandemia. El presidente canario considera que este asunto debió ponerse sobre la mesa de manera clara en el Consejo Europeo y hoy, ante el Comité Europeo de las Regiones, reclamó “una política migratoria común que dé una respuesta solidaria, humanitaria y justa a este drama que se vive en algunas regiones”.


El CDR es un órgano consultivo de la UE, que da voz a los entes territoriales y locales y que participa en el procedimiento decisorio europeo en estrecho contacto con las instituciones de la Unión Europea. La comisión COTER es responsable, entre otros asuntos, de los que tienen que ver con la estrategia de la UE en favor de las nueve RUP, entre las que está el archipiélago canario.


Dicha estrategia reconoce la especificidad de las mismas, su realidad compleja, única y específica en todo el territorio de la UE, asumiendo las desventajas estructurales de dichos territorios, así como sus potencialidades y bazas, en beneficio del conjunto de la Unión. La estrategia se ha ido formalizando a través de distintas comunicaciones de la Comisión Europea, desde el año 2004 y ha ido desarrollándose y enriqueciéndose hasta 2017, año de la última comunicación, que supone la renovación de la estrategia de cara al período post-2020, y que persigue una toma en consideración de la ultraperiferia, más amplia y efectiva, en todas las políticas europeas.



En 2017 la Comisión Europea se comprometió a elaborar un informe intermedio sobre la aplicación de la misma. El proyecto de dictamen que hoy se ha presentado fija la posición del Comité de las Regiones sobre dicho informe intermedio. 


Comentarios