​¡Ojo con las presidenciales colombianas!..Por Leandro Rodríguez Linárez.

​Nuestro colaborador y Politólogo Leandro Rodríguez nos trae un nuevo artículo de la situación de la política en Sudamérica.
|

Casa narino 1 fachada


Los comicios presidenciales en Colombia son un digno ejemplo del poder actual del denominado “Nuevo Orden Mundial”, donde personalidades antidemocráticas, manipulando las necesidades de sus connacionales, llegan al poder, bajo nuestra perspectiva, sin ánimos de entregarlo.


La “justicia social” rápida y sin esfuerzo y la propuesta constituyente son los anzuelos, pretenden hacer creer a los incautos que la ley es más importante que el recurso humano obligado a aplicarla, es decir, hoy mismo existen leyes extraordinariamente diseñadas, pero la inaplicación por parte de personajes inescrupulosos es lo que turba la realidad.


En Venezuela Chávez llegó a la presidencia en 1999 bajo la promesa que una nueva Constitución resultaría la panacea para lo problemas de ese país, sin embargo, luego de la puesta en marcha de la nueva carta magna Venezuela comenzó ver cómo sus problemas tradicionales empeoraban a la enésima potencia y se generaron males muchísimo peores… la ley por sí sola es insuficiente, es requerida la institucionalidad: instituciones públicas conformadas por profesionales cualificados bajo el sometimiento de la ley y una población educada al imperio de la ley.


Como un guion único, posterior a cada “constituyente” se generan nuevos procesos electorales bajo el pretexto de “reinstitucionalizar la nación” de cara a la nueva ley, pero en el fondo buscan, aprovechando el nivel de popularidad del nuevo presidente, hacerse de la mayoría de los espacios como parlamentos, contralorías, poderes judiciales, ayuntamientos, entre otros. De ese modo, se pretende inhabilitar de facto la oposición e hilvanar la perpetración en el poder bajo la complacencia de esa nueva “institucionalidad”.


Ya en 2016 los colombianos rechazaron la propuesta del expresidente Santos de perdonar e incorporar la guerrilla a la vida política, son demasiados años de daño y dolor extremo que estos grupos narcotraficantes/terroristas han causado a los neogranadinos. Gustavo Petro, aprovechando la desorientación y la turbulencia imperante en el mundo, busca llegar a la presidencia de Colombia, no lo dude, con los fines arriba expuestos.


Por tal motivo, sería realmente lamentable Petro ganase las elecciones en Colombia, líderes y gobiernos antidemocráticos del mundo sumarían un gran aliado considerando las potencialidades de esa nación. Afortunadamente, de la mano del ingeniero Rodolfo Hernández, candidato contendor a la segunda vuelta, los colombianos están sabiendo redireccionar su descontento ante el status quo de su país donde Petro, a diferencia de lo creído, es un digno representante de las tragedias tradicionales que aquejan a Colombia. 


Comentarios

UNTE A NUESTROS GRUPOS

UNTE A NUESTROS GRUPOS