​El Hospital General de La Palma activa el Plan de Contingencia contra la COVID-19.

De los cinco pacientes ingresados con COVID-19 en la UCI del hospital palmero, dos están sin vacunar, dos tienen solo una dosis de la vacuna y uno tiene la pauta vacunal completa.
|

Hospital General Palma EDIIMA20180301 0990 30


El Hospital General de La Palma, centro adscrito a la Consejería de Sanidad del Gobierno de Canarias, ha activado el Plan de Contingencia contra la COVID-19 elaborado por la Gerencia de Servicios Sanitarios para atender la demanda asistencial ante la situación pandémica en la isla.


Recordemos que todos los hospitales de Canarias disponen de planes de contingencia con el objetivo de estar preparados ante el posible aumento de la demanda asistencial por el crecimiento de contagios e ingresos a causa de la pandemia.


Ante el incremento de la Incidencia Acumulada y de las hospitalizaciones experimentado en los últimos días, el centro hospitalario ha activado este plan en aras de garantizar la asistencia de calidad a todos los pacientes.


En este sentido cabe recordar que la Unidad de Cuidados Intensivos (UCI) dispone de 10 camas (cinco COVID y cinco no COVID), que hasta el momento han dado respuesta a los casos que se han presentado en la isla, tanto de pacientes críticos afectados por COVID-19 como por otras dolencias. Actualmente, las cinco camas UCI COVID están ocupadas, mientras que de las cinco camas UCI no COVID solo hay una ocupada.


El Plan de Contingencia contempla destinar dos camas UCI no COVID a UCI COVID, por lo que esta última pasaría a tener siete camas para pacientes críticos con COVID-19. En el caso de que estas siete camas se ocupasen, se destinarían las tres restantes camas de UCI no COVID a pacientes críticos con COVID-19, por lo que se podría alcanzar una capacidad máxima de 10 pacientes en UCI COVID.


En este supuesto los pacientes críticos sin COVID-19 serían atendidos en las cinco camas de la Unidad de Recuperación Postanestésica (URPA). Con ello, los pacientes con COVID-19 siempre serían atendidos en la UCI, mientras que los no COVID se atenderían en la URPA, en el caso de que la UCI esté con más del 70 por ciento de ocupación.

Perfil del paciente crítico con COVID-19


De los cinco pacientes que actualmente permanecen ingresados en la UCI COVID-19, con edades comprendidas entre los 42 y los 85 años, dos están sin vacunar, dos tienen la pauta incompleta y uno, el mayor de todos ellos, tiene la pauta completa, aunque padece patologías previas.


Comentarios