La Literatura es femenina, por Beatriz Barrera.

​Aunque son más las mujeres que escriben, son menos las mujeres premiadas. El reconocimiento visibiliza.
|

RS652687 fp Beatriz Barrera 11


Como ya citaba una de las escritoras más destacadas del siglo XX, Virginia Woolf, “en la mayor parte de la historia, Anónimo era una mujer”. Una figura que ha sido vetada durante siglos en el Arte y en la Literatura y que aún, a día de hoy, y en pleno siglo XXI, sigue sin tener el reconocimiento que verdaderamente merece.



Desde la Adjuntía de Igualdad y Violencia de Género de la Diputación del Común promovemos proyectos que visibilizan a la mujer en todas y cada una de las esferas de la sociedad, como es el caso de “La Literatura es Femenina 2021”. Una iniciativa enmarcada dentro del Proyecto DEMOS, cofinanciada con fondos FEDER en el marco del Programa Interreg MAC 2014-2020, dedicada a la representación de la mujer en la Literatura y de la que estoy especialmente orgullosa.


Si pensábamos que en el mundo de la cultura ya existía una plena igualdad, en los resultados de este proyecto hemos encontrado otra realidad bien distinta. No podemos quedarnos impasibles ante titulares que revelan que el 82% de los puestos directivos en el sector cultural son ocupados por hombres.


Gracias al desarrollo de este estudio, en el que hemos podido conocer la experiencia y la perspectiva de grandes escritores y escritoras de la literatura canaria y del resto de la Macaronesia a través de los numerosos streamings realizados; llegamos a la conclusión de que, aunque la desigualdad estructural en este sector ha ido disminuyendo progresivamente, no ha sido hasta bien entrado el siglo XXI cuando las escritoras canarias han comenzado su crecimiento exponencial de publicación y visibilidad. Aun así, se constata que sigue existiendo una menor promoción de las mujeres escritoras en relación con la de los hombres.


Si bien es cierto que esta desigualdad va siendo menos notoria en el mundo de las letras, también lo es el hecho de que son más las mujeres que escriben y, sin embargo, menos las que reciben premios y otros reconocimientos. Estos datos deberían alarmarnos para seguir luchando por un cambio significativo y real que posicione a la escritora en el lugar que verdaderamente le corresponde.


No obstante, y tras el análisis de los datos sobre participantes y ganadores de premios o certámenes literarios en Canarias, queda reflejado algo muy positivo: se empieza a alcanzar la equidad, sobre todo, en islas como Gran Canaria o Tenerife. Hecho que no ocurre, sin embargo, en La Gomera, en la que solo el 30% de los ganadores entre los años 2010 y 2020 fueron mujeres, y que muestra una clara desventaja para ellas con respecto al número de hombres que participan y ganan este tipo de concursos literarios.



Las mujeres queremos que nos valoren por nuestros méritos y capacidades en igualdad de condiciones. Todavía queda un largo camino por recorrer, ya que solo estamos viendo la punta del iceberg, pero me siento enormemente satisfecha de poder contribuir a visibilizar el trabajo y el esfuerzo de la mujer en todos los sectores de la sociedad con proyectos como este. 


Comentarios