​Isonorte desarrolla un proyecto de inserción social y laboral con antiguos preceptores de la PCI

​Se han contratado para la ejecución de este proyecto a tres técnicos, que desarrollarán este programa que forma parte de un plan general de apoyo a la inserción laboral de personas vulnerables.
|

C0A2DF22 5805 4A53 9C4F 82E69A177D19


La Fundación Isonorte ha recibido la aprobación por parte de la Consejería de Derechos Sociales, Igualdad, Diversidad y Juventud del Gobierno de Canarias para seguir desarrollando su proyecto 'Ex PCI al Empleo', que persigue la inserción social y laboral de personas que recibían la Prestación Canaria de Inserción.


La aportación económica asciende a 75.000 euros y permitirá, destaca el presidente de Isonorte, Eduardo Calderón, desarrollar actuaciones de carácter integral con personas pertenecientes a los colectivos con especiales dificultades de integración social, de forma coordinada con los recursos e instituciones vinculadas a formación y fomento del empleo, para ejecutar los itinerarios de inserción planteados.


Desde la Fundación Canaria Isonorte se pretende trabajar con diez personas en riesgo, a través de un itinerario personal acompañado de medidas de empleo permitirá la contratación laboral remunerada y la adquisición de competencias, donde la persona de inserción pueda mejorar su situación personal, social y laboral.


Con el proyecto ‘Ex PCI al Empleo’ se trata de dar una atención integral a las personas beneficiarias del mismo, y cuyo fin es mejorar situación de los colectivos con especiales dificultades de inserción. Es por ello que se trabaja de forma coordinada con recursos externos para atender las necesidades personales, sociales y formativas que puedan presentar cada una de las personas destinatarias del proyecto.


En la elaboración y ejecución de este proyecto se tienen en cuenta los últimos datos que se recogen en el IX Informe de Estado de la Pobreza, elaborado por la Red Europea de Lucha contra la Pobreza y la Exclusión Social en Canarias (EAPN-Canarias), que señalan que el 36% de la población canaria está en riesgo de pobreza y exclusión social, lo que unido a la situación de crisis sanitaria hace aún más difícil el acceso al empleo de las personas con mayor dificultad de inserción.


Eduardo Calderón destaca que el objetivo es mejorar la situación social, personal y educativa de la población beneficiaria, a través de un puesto de trabajo con el desarrollo de un itinerario de inserción sociolaboral, así como reducir los efectos psicosociales asociados a los procesos que presentan los destinatarios.


Se han contratado para la ejecución de este proyecto a tres técnicos, que desarrollarán este programa que forma parte de un plan general de apoyo a la inserción laboral de personas vulnerables.


Comentarios