La Consejería de Educación sigue sin reconocer el acuerdo firmado con las Escuelas Unitarias

Los padres y madres nos hemos sentido ninguneados y en ningún momento se nos ha comunicado ni se ha hablado con nosotros, afirman desde la Escuela Unitaria de Buenavista de Abajo (Breña Alta).
|

F588C421 DBA3 4FAA 835D A4BF450853DA


No se asume por parte de la Inspección Educativa, fundamentalmente, pero también por otros estamentos de la Consejería, el que el trato a la Escuela Unitaria va por otros derroteros, puesto que hay un corpus legal integrado por la Ley Canaria de Educación, un acuerdo firmado en 2015 y una resolución de la Viceconsejería que establece un marco conjunto de toda la Comunidad Educativa para actuar con estos centros. 



La evidente descoordinación y diferencia de criterios dentro de la Consejería no es nada nuevo y está pasando, mientras tanto, por encima de las familias y docentes con un carácter sectario, por esa falta de reconocimiento. El no estar de acuerdo no exime de su cumplimiento.También es necesario decir que no se ha querido abordar un mayor desarrollo de esta normativa, como llevamos años reivindicando, mediante un instrumento que establecía el Acuerdo, una comisión de seguimiento, para no seguir en indefensión y que todos sepamos cómo actuar. El hecho de que se cumpla una parte del acuerdo no quiere decir que tengamos que mantener silencio cuando hay otra parte que consideramos que se incumple.


Este es el marco general en el que se circunscribe la actuación con la Escuela Unitaria de Buenavista. Las circunstancias personales de dos familias han hecho que tengan que abandonar el centro en contra de su voluntad, pero eso ha significado una bajada de golpe de cinco alumnos.


Esto ha ocurrido ahora en septiembre con todo organizado para la recepción del alumnado y tras el centro plantear que no se modifique, a estas alturas, la actual configuración del mismo, con dos unidades, a la espera de que las familias puedan regresar, como así es su intención y realizar diversas gestiones con la Consejería, esta comunica la supresión de la unidad sin hacer uso de la herramienta que proporciona el Acuerdo de estudiar las circunstancias y, dada la especial sensibilidad de este modelo reconocida en Ley, tomar una decisión consensuada, hablada, que dé opciones de futuro al centro.


Los padres y madres nos hemos sentido ninguneados y en ningún momento se nos ha comunicado ni se ha hablado con nosotros. A muchos de nosotros se nos trastoca el proyecto de vida iniciado en el centro con esta decisión y nos crea incertidumbres a resolver para continuar.


Se nos abandona y se nos deja en la estacada. La resolución negociada y hablada es la que procede para estos centros porque son un elemento fundamental en las zonas de medianías canarias para el mantenimiento de la población y nos consta que el ayuntamiento de Breña Alta, como cualquier ayuntamiento, no ve con buenos ojos esta decisión, al igual que nosotros.


En su momento se vio clara la necesidad de este trato diferenciado porque son diferentes y en esos más de 15 años de negociación pública si algo quedó claro fue la necesidad de protección de estos centros porque los necesitamos y ahora aún más porque tenemos que huir de las masificaciones.



También hay que decir que esta situación también se produce para conceder una segunda unidad que no se da vía libre aunque se haya cumplido el plazo razonable con el número de alumnos para la segunda unidad, cansando y aburriendo a las familias y docentes a ver si cunde el desánimo y se van a otros centros. Reivindicamos el mantenimiento de la segunda unidad para este curso dadas estas circunstancias.



Comentarios