​Las estructuras de seguridad de la carretera de Gallegos impiden, en menos de un año, la caída a la vía de unas 12 toneladas de piedras.

​Borja Perdomo destaca la eficacia de este sistema, que ha mejorado la seguridad de este tramo de la carretera del Norte, en el que se han hecho trabajos de mantenimiento
|

C80A81BB D31C 4363 B12E 4DE2F1FE9EB5


La Consejería de Infraestructuras del Cabildo de La Palma ha procedido a realizar los trabajos de mantenimiento de las pantallas de la carretera de Gallegos, extrayendo las piedras que se han ido acumulando sobre estas estructuras de protección que se instalaron para dotar de mayor seguridad a la vía.


El vicepresidente del Cabildo y responsable de Infraestructuras, Borja Perdomo, ha destacado que cuando todavía no se ha cumplido un año de concluir la intervención, se ha realizado esta operación de mantenimiento de las pantallas de protección, que ha permitido extraer alrededor de 12.000 kilos de piedras.


“Todas estas piedras, de no haberse instalado este sistema, habrían caído sobre la vía y representarían un riesgo para los usuarios de la carretera del Norte, a su paso por el barranco de Gallegos”, subraya Perdomo, quien añade que hay que tener en cuenta que los trabajos de limpieza y saneamiento del talud que se realizaron durante la obra, han impedido que el volumen sea mucho mayor. El mantenimiento ha sido realizado por la misma empresa especializada que ejecutó la obra, Paramasi.


Borja Perdomo indica que el sistema provisional por el que se apostó desde el Cabildo de La Palma, “con un enorme sacrificio para las vecinas y vecinos de la zona, a quienes nunca estaremos lo suficientemente agradecidos por su comprensión, está funcionando para mejorar la seguridad de una vía que precisa de una intervención definitiva para dotarla de mayor seguridad, comodidad y facilidad en las comunicaciones del norte de la Isla”.


El vicepresidente insular recordó que el Cabildo de La Palma intervino de emergencia en la carretera LP-1, a su paso por el barranco de Gallegos, en un tramo de vía de 2,3 kilómetros debido a los numerosos desprendimientos que se registraban en la carretera y que representaban un peligro para sus usuarios”, añade el consejero.


Los trabajos, en los que se emplearon 32.000 metros de vallas, contemplaron el saneamiento de los puntos más inestables de la ladera; la creación de estructuras de contención y estabilización de taludes, mediante la instalación de barreras dinámicas y mallas geodinámicas de alta resistencia, y la implantación de sistemas de captación y transporte de escorrentías. Asimismo, se procedió al asfaltado de la vía que une Gallegos con la carretera de Las Mimbreras.


Comentarios

UNTE A NUESTROS GRUPOS

UNTE A NUESTROS GRUPOS