La Casa Salazar acogió el Homenaje a la Arquera palmera , Pilar Luque Plasencia.

La Casa Salazar de Santa Cruz de La Palma acogió en la noche del pasado jueves, el homenaje organizado por el Cabildo de La Palma a la arquera natural de la Isla, Pilar Luque Plasencia.
|

101019 Presentaciu00f3n libro arquera Pilar Luque Plasencia de Nou00e9 Ramu00f3n


Estuvieron presentes el vicepresidente de la Institución, Anselmo Pestana y el consejero insular Deportes, Francisco Raúl Camacho Sosa, así como el marido de la deportista, ya fallecida, Sergio Díaz y el autor de la biografía, Pilar Luque, un "flechazo" en plena diana, el periodista Noé Ramón. Ante medio centenar de personas, Pestana relató los principales aspectos de esta arquera, uno de los cuales y más llamativos es que comenzó a practicar esta modalidad deportiva cuando ya tenía 48 años. 



Sin embargo, dos años más tarde ya se había convertido en campeona de España y de Veteranos a la vez, lo que supone un hito en la historia del arco en España. Llamativo resulta que revalidó ambos títulos en varias ocasiones durante los 16 años de su carrera deportiva. Pestana subrayó los orígenes palmeros y como los defendió en aquellos los lugares en los que participó. 


El consejero insular de Deportes indicó que conocían parte de la hazañas de esta deportista pero se alegró de que ahora aparezcan recogidas en un libro que contó con el apoyo de la institución insular. Apostó por seguir reivindicando los logros de la arquera. El marido recordó múltiples anécdotas de su vida juntos; como la convenció para que practicara este deporte pese a sus iniciales reticencias y fue testigo en primera línea de sus éxitos casi inabarcables. Pilar Luque está considerada una de las diez mejores arqueras de la historia de este deporte en España. Su marido también hizo mención a la deportividad de la que siempre hizo gala y como se convertía en amiga de sus contrincantes. 



Dijo que en su momento llegó a batir todos los récords, algunos de los cuales ya han sido superados y que incluso estuvo a punto de batir la marca mundial. El autor del libro mencionó que a lo largo de su carrera había obtenido más de quinientos trofeos y pidió que la calle Montecristo en la que vivió en Santa Cruz de La Palma pase a llevar el nombre de esta deportista. De ella resulta llamativo que a una edad inusual hubiese descubierto un talento que le hará pasar a la historia de este deporte en el ámbito de toda España.



Comentarios