​Ashotel y sindicatos hacen frente común para proteger el empleo en establecimientos hoteleros tras la quiebra de Thomas Cook.

La patronal tinerfeña, Sindicalistas de Base y UGT coinciden en que la clave para garantizar los puestos de trabajo reside en lograr mantener la conectividad por la caída del turoperador
|

Ashotel 4 732x400


La Asociación Hotelera y Extrahotelera de Tenerife, La Palma, La Gomera y El Hierro, Ashotel, y las centrales sindicales UGT Canarias y Sindicalistas de Base (SB) han acordado hacer frente común para tratar de garantizar el empleo en el sector de alojamientos turísticos en Canarias tras la quiebra de Thomas Cook. La afección de la caída del segundo turoperador en importancia en el Archipiélago incide directamente sobre el 25% de las plazas previstas en esta temporada de invierno, la que en Canarias constituye la temporada alta.



El presidente de Ashotel, Jorge Marichal; el secretario general de Hostelería de UGT Canarias, Francisco González; y el secretario general de SB, Manuel Fitas, han coincidido en su análisis en este ámbito y consideran que la clave para tratar de mantener los puestos de trabajo que pudieran verse afectados por la caída del turoperador reside en la conectividad de las Islas, involucrando a las diferentes administraciones para que se activen las plazas áreas que sustituyan a las previstas por Thomas Cook para la temporada de invierno.


“Es muy importante que logremos rellenar con otras aerolíneas y turoperadores el importante hueco que deja Thomas Cook”, apunta Marichal, quien asegura que su organización empresarial está preocupada también por amortiguar esta situación en su afección al empleo. Para ello, Marichal recordó que se está trabajando junto a las administraciones públicas en un paquete de medidas que permitan a las empresas más afectadas protegerse del impacto de esta quiebra con el fin de salvaguardar el empleo en temporada alta.Entre las medidas ya confirmadas por el propio Gobierno de Canarias está el aplazamiento durante un año del pago de las cuotas de la Seguridad Social para aquellas empresas que lo soliciten y que tengan mayores problemas de liquidez.



Desde Sindicalistas de Base, Manuel Fitas considera que se debe hacer un mapa de las empresas afectadas, al no tener una repercusión lineal en el sector, concentrándose en mayor y menor medida según sea la cadena hotelera o empresa del sector. Asimismo, plantea la realización de un análisis sobre cómo afectará finalmente al turismo de invierno esta quiebra, concretamente en lo relacionado con la división nórdica de Thomas Cook. SB considera que es necesario estimular medidas destinadas a mantener el empleo, “teniendo en cuenta que ambos convenios sectoriales establecen un ‘colchón’ de eventualidad de entre el 35% y el 40% de la plantilla”. 


Esto, a juicio de Fitas, “hace difícil la repercusión del empleo fijo; tampoco la justificación de ningún ERE, aunque sí con contratos eventuales que no se renovarán o no se sustituirán a su finalización”. SB entiende que “los grandes beneficios acumulados por las empresas del sector alojativo en Canarias no deben suponer problemas de liquidez para hacer frente al pago de las nóminas mensuales de su personal, salvo el evidente caso de los hoteles Sunwing en Canarias, gestionados directamente por la división nórdica de Thomas Cook”.


Por su parte, desde UGT Canarias, Francisco González comenta que para la organización sindical a la que representa es “aceptable” lo que se está haciendo desde la administración pública y la patronal pero, añade, “necesitamos restablecer la frecuencia de vuelos prevista para la temporada alta y garantizar la ocupación prevista en el más corto plazo posible, porque si como auguran algunas opiniones la situación tarda más de 6 meses en remontar, mientras eso sucede habrá quienes se queden en la calle, muchos compañeros y compañeras que tenían la expectativa de renovar contrato y ya no la tienen”. Por ello, añade González, “solicitamos al Gobierno de Canarias y de España en funciones que hagan frente a la situación de emergencia que vivimos, pues se trata realmente de un problema social mantener la ocupación turística y la conectividad con las Islas”. 


Asimismo, solicitan que se articule un plan inmediato “que nos saque de la vulnerabilidad que padecemos en Canarias con respecto al turismo, nuestro principal motor económico”.Patronal y sindicatos coinciden en que la situación requiere la implicación de todos los agentes públicos y privados con el fin de evitar que el descalabro que genera la quiebra de un turoperador tan importante para Canarias haga el menor daño posible a la economía de las Islas.



Según los últimos datos disponibles del Instituto Canario de Estadística (Istac) sobre empleo registrado en la hostelería en Canarias referidos al segundo trimestre de 2019, un total de 143.963 personas trabajan en este sector, de los cuales 68.280 lo hacen en establecimientos hoteleros y extrahoteleros en todo el Archipiélago.


Comentarios