​Literatura y Astronomía: universos conectados.

L​os participantes del segundo Festival Hispanoamericano de Escritores que se está celebrando en Los Llanos de Aridane (La Palma) visitaron ayer el Observatorio del Roque de los Muchachos, en una jornada en la que la Astronomía fue protagonista.
|

Prensa1609 3950


Por la tarde, tuvo lugar la mesa redonda en homenaje al director fundador del Instituto de Astrofísica de Canarias, Francisco Sánchez, y por la noche, una actividad de observación nocturna con telescopios amateur.



“La fuerza inspiradora del Universo. Homenaje a Francisco Sánchez” fue el tema de la mesa redonda que reunió ayer a astrofísicos y escritores en el marco de la segunda edición del Festival Hispanoamericano de Escritores organizado en el municipio palmero de Los Llanos de Aridane. Esta mesa redonda tuvo lugar en el Museo Arqueológico Benahoarita, y en ella participaron, además del homenajeado, Francisco Sánchez, director fundador del Instituto de Astrofísica de Canarias (IAC), Rafael Rebolo López, actual director del IAC, Casiana Muñoz Tuñón, astrofísica y subdirectora del IAC, y los escritores Karla Suárez y Alberto Ruy-Sánchez. Moderó el encuentro la periodista Carmen del Puerto, jefa de la Unidad de Comunicación y Cultura Científica (UC3) del IAC.


Francisco Sánchez, autor del libro recientemente editado por el IAC “Soñando estrellas. Así nació y se consolidó la Astrofísica en España”, fue el promotor de la existencia de los Observatorios de Canarias. Tras estudiar Física en la Universidad Complutense de Madrid, probó, con observaciones continuadas en las cumbres canarias, la extraordinaria calidad astronómica de sus cielos, y los promocionó internacionalmente, convirtiéndolos en un atractor para los telescopios más avanzados. Pionero y promotor en España de la Astrofísica y sus tecnologías conexas, se convirtió en el primer catedrático de esta especialidad de la universidad española. Fundó y dirigió el Instituto de Astrofísica de Canarias hasta 2013 y consiguió que se construyera e instalara en La Palma el mayor y más avanzado telescopio, el Gran Telescopio Canarias.



Este astrofísico comentó algunos episodios de su libro, especialmente sobre las dificultades de sus inicios en Canarias. Incluso relató cómo, en plena Guerra Fría, el Ministerio de Defensa quiso instalar radares militares en el Observatorio del Roque de los Muchachos, lo que habría frustrado el proyecto astronómico y, por consiguiente, hoy La Palma no sería un referente mundial en Astrofísica. Pero Francisco Sánchez consiguió que se diera marcha atrás a las intenciones del Ejército.


También se habló de las contribuciones científicas que ha hecho el GTC y de las que hará el futuro Telescopio de Treinta Metros (TMT), entre ellas, la detección de atmósferas en planetas extrasolares de nuestra galaxia y la identificación con suficiente antelación de asteroides que podrían chocar con la Tierra. A estas aportaciones, habría que sumar los beneficios socioeconómicos y culturales para La Palma: “Para la economía isleña, si ahora 600 familias viven de la Astronomía de alguna manera directa o indirecta, el hecho de que el TMT viniera aquí supondría duplicar esas cifras y que más de 1.000 familias vivieran de la ciencia”. La instalación de este telescopio en La Palma cuenta con el apoyo unánime del Parlamento de Canarias así como del Gobierno de esta Comunidad Autónoma, si finalmente el TMT no pudiera construirse en Hawái.



Los participantes en este Festival Hispanoamericano de Escritores también expresaron su admiración por el Observatorio del Roque de los Muchachos, una instalación científica tan bien integrada en un entorno “maravilloso” y que cumple con un fin tan noble para la humanidad como es el avance del conocimiento. Precisamente, el premio nobel Mario Vargas Llosa dijo en la inauguración del Festival que la Literatura ayudaba a evitar la barbarie. Rafael Rebolo lo recordó añadiendo “Yo también creo que la Ciencia ayuda a evitar la barbarie. Y la Ciencia y la Literatura juntas, ya no digamos”.


Escritores y astrofísicos hablaron igualmente de sus sueños, de emoción y pasiones, y pusieron de manifiesto que la literatura y la astronomía son dos universos conectados. “El escritor y el científico tratan de explicar el mundo, lo que cambia es el lenguaje”. De ahí algunas de las metáforas y frases poéticas presentes planteadas en esta mesa redonda, como “Somos polvo de estrellas”, de Carl Sagan, “La luz con el tiempo dentro”, de Juan Ramón Jiménez, o “Prosa del Observatorio”, de Julio Cortázar. (Vídeo completo de la mesa redonda)


Visita al Observatorio.


En el contexto de la segunda edición del Festival y como en la edición anterior, el IAC invitó ayer a sus participantes a visitar el Observatorio del Roque de los Muchachos, en el municipio de Garafía. Durante la visita, los escritores pudieron conocer algunas de las instalaciones científicas que operan en la cumbre palmera, como los telescopios MAGIC, el telescopio LST-1 y el GTC. Juan Carlos Pérez Arencibia, administrador del Observatorio, Patricia Márquez, ingeniera responsable del LST-1, Eduardo Colombo, astrónomo de soporte de los telescopios MAGIC, y Romano Corradi, director del GTC, guiaron y explicaron a los asistentes estas singulares infraestructuras.



Por la noche, los escritores pudieron disfrutar de una observación nocturna con telescopios amateur en el exterior del Centro de Interpretación de las Cavidades Volcánicas Caños de Fuego, del municipio de Los Llanos de Aridane, así como hacer una visita guiada a este tubo volcánico.


Comentarios