Cáritas Diocesana de Tenerife atendió a 15.457 personas en 2018.

La entidad diocesana reivindica en la presentación de su memoria institucional la necesidad de implementar medidas eficaces contra la pobreza y la exclusión social en Canarias.
|

61543267 10156553938717799 6138279934168137728 o


Cáritas Diocesana de Tenerife atendió en 2018 a un total de 5.180 familias y 15.457 personas, a través de los 17 arciprestazgos que conforman la Diócesis Nivariense y de los diferentes programas que desarrolla. Por su parte, en la Diócesis de Canarias se atendió a 7.159 familias y un total de 22.193 personas. De este modo, la acción de Cáritas benefició en todo el Archipiélago a más de 37.000 personas a lo largo del pasado año.


En las parroquias de la provincia de Santa Cruz de Tenerife fueron atendidas 12.179 personas, tanto en lo que se refiere a la cobertura de sus necesidades básicas como talleres y acciones para la mejora de su calidad de vida. El resto, otras 3.278 personas, se beneficiaron de los distintos proyectos específicos que tiene la institución. En esta línea, hay que destacar que 1.764 personas participaron en el Programa de Empleo, que presenta dos líneas de acción. 


Por un lado, Cáritas Diocesana de Tenerife atendió a 980 personas a través del proyecto insular en red “Barrios por el Empleo: Juntos más Fuertes” y a otras 784 en distintos Itinerarios de Inserción Sociolaboral. Del total de participantes acompañados, 800 realizaron un itinerario personalizado de inserción; 288 personas recibieron formación profesional y/o complementaria (el 29%) y un total de 351 (el 20%) lograron la inserción. No obstante, destacar que las acciones para la mejora de la empleabilidad son un eje transversal de todos los programas y proyectos de la entidad, entendiendo que “el acceso al empleo es un elemento fundamental para la integración personal y familiar de las personas”.


En cuanto al área de Inclusión Social, el año pasado fueron atendidas 747 personas. De ellas, 390 fueron acogidas en alguno de los ocho recursos alojativos para personas en situación de sin hogar que gestiona la entidad en la isla de Tenerife, donde se proporciona cobertura de necesidades básicas y acompañamiento psico-socioeducativo y para la mejora de la empleabilidad. Del total de atendidos, destacan 104 familias monomarentales (mujeres solas con hijos menores a su cargo). De igual modo, 96 personas en situación de sin hogar fueron atendidas a través de la Unidad Móvil de Atención en Calle (UMAC) de la isla de La Palma, un proyecto que se inició a finales de 2016.


En comunión con el objetivo pastoral de nuestra Diócesis, que nos invita a mirar a las periferias existenciales, Cáritas Diocesana de Tenerife sigue trabajando intensamente en materia de Vivienda y Empleo, como respuesta a las demandas planteadas desde el territorio. Ello, sin olvidarnos del acompañamiento de las personas acogidas en nuestros recursos alojativos y que, por diferentes motivos, no pueden acceder a una vivienda; de los migrantes, que la situación de pobreza y conflicto expulsa hasta nuestras fronteras; de los mayores que pasan la jornada en nuestros Centros de Día o que acompañamos en sus domicilios a través de nuestro voluntariado; o nuestra apuesta por la economía solidaria, donde las empresas de inserción constituyen una alternativa al actual modelo excluyente que prima en la sociedad.


Porque en Cáritas apostamos por “tejer redes, hacer comunidad, sumar trabajo, sueños, hacer común-unión con otros, que son las llaves que nos permiten entrar en otros mundos posibles, donde fluyen corrientes de amor, justicia y fraternidad, que transforman y alimentan la esperanza de las personas”. En esta línea de transversalidad de nuestras acciones, y respondiendo a nuestra misión como cristianos que conocemos quiénes son los preferidos del Señor, seguimos impulsando proyectos como “Base 25”, cuyo objetivo es prevenir el sinhogarismo en la provincia y proporcionar alternativas habitacionales a personas y familias en situación de vulnerabilidad y exclusión residencial, acompañándolas en su plena inclusión social. “Base 25” atendió a 329 familias y 988 personas el año pasado, entre las que había 392 menores de edad. Lo hizo con un equipo multidisciplinar, que asesora e interviene socio-jurídicamente y desde el empleo a personas y familias afectadas por desahucios y ejecuciones hipotecarias, entre otras.


Además, 116 personas se beneficiaron de la atención de los centros diurnos para mayores y otros servicios especializados para este colectivo, siendo esta otra de las líneas de acción de la institución, que apuesta por el envejecimiento activo, incluso de aquellas personas en mayor situación de vulnerabilidad social. Así, en septiembre de 2016 Cáritas Diocesana de Tenerife puso en marcha un proyecto pionero de acompañamiento en domicilio para personas mayores que pasan mucho tiempo solas o viven en soledad. Dicho proyecto, desarrollado por voluntariado, acompañó en 2018 a 18 personas del municipio de Santa Cruz de Tenerife.


Igualmente, dentro del trabajo por el Derecho a la Salud, se desarrollaron dos actuaciones diferenciadas: una desde el proyecto de 


Comentarios