El IAC celebra el día de su ciencia.

El pasado martes tuvo lugar, en el Tenerife Espacio de las Artes (TEA) de Santa Cruz de Tenerife, la XI edición del Día de Nuestra Ciencia, un encuentro anual en el que el personal del Instituto de Astrofísica de Canarias (IAC) presenta, de forma interna, las últimas novedades del trabajo que desarrolla en investigación, desarrollo tecnológico y divulgación
|

Cc


El pasado martes tuvo lugar, en el Tenerife Espacio de las Artes (TEA) de Santa Cruz de Tenerife, la XI edición del Día de Nuestra Ciencia, un encuentro anual en el que el personal del Instituto de Astrofísica de Canarias (IAC) presenta, de forma interna, las últimas novedades del trabajo que desarrolla en investigación, desarrollo tecnológico y divulgación con el propósito de fomentar el diálogo y las colaboraciones entre los diferentes departamentos y áreas de estudio del centro.


Como en otras ediciones, el director del IAC, Rafael Rebolo, inauguró el encuentro presentando un balance del año 2018 y repasando los proyectos presentes y futuros en los que el IAC participa. Destacó el crecimiento que, en los últimos años, se ha producido en el número de contribuciones científicas. El año pasado se publicaron 612 artículos en revistas de referencia, en las que el 30% tuvieron como primer autor a personal investigador del centro. También, el IAC participó en la organización de 14 reuniones científicas en las que asistieron más de 800 personas. Además, subrayó la alta productividad de los Observatorios de Canarias que en la actualidad cuentan con más de 30 instalaciones telescópicas en funcionamiento rutinario en las que participan más de 60 instituciones académicas.


Señaló la importante contribución del IAC en proyectos tecnológicos internacionales como: la red de Telescopios Cherenkov (CTA), actualmente en fase de prueba de su primer prototipo, el LST-1, y en fase de construcción de los otros tres LST; el Telescopio Solar Europeo (EST), en fase de diseño detallado y que cuenta con una Oficina de proyecto con más de 10 ingenieros dedicados; el espectrógrafo WEAVE del Telescopio William Herschel (WHT), que empezará sus pruebas en el último trimestre del año; el Nuevo Telescopio Robótico (NRT), en cuyo diseño participa el IAC conjuntamente con la Universidad John Moores de Liverpool; o el experimento GroundBIRD, un radiotelescopio para estudios cosmológicos que ha comenzado su instalación en el Observatorio del Teide.


Tras el discurso inaugural, se sucedieron las diferentes charlas previstas en las que una representación del personal de investigación, de ingeniería y de divulgación del IAC presentó algunos de los trabajos más relevantes que se están desarrollando en el centro. En cuanto a los trabajos de investigación, destacaron algunos hitos, entre ellos: la caracterización atmosférica de exoplanetas mediante espectroscopía de alta resolución, una técnica que aún se está perfeccionando y que, con la nueva generación de telescopios extremadamente grandes, podría llegar a caracterizar planetas tipo Tierra; las observaciones en el espectro visible del asteroide Ryugu realizadas con el satélite espacial Hayabusa2 de la Agencia de Exploración Aeroespacial de Japón (JAXA); o el descubrimiento de una estructura con forma de cacahuete en la barra interna de la galaxia NGC 1291 que revela nuevos datos sobre la evolución de las galaxias y sobre cómo se alimentan los agujeros negros supermasivos que habitan en su centro.


También, entre las intervenciones dedicadas a ingeniería, se presentaron algunas de las nuevas instalaciones y servicios disponibles para el desarrollo tecnológico, como el Laboratorio de Imagen y Sensores para Astronomía (LISA), que es capaz de trabajar en cuatro rangos de longitudes de onda de luz. También se mostró la participación del IAC en grandes proyectos internacionales como PLATO, la misión de la Agencia Espacial Europea (ESA) para la búsqueda y caracterización de exoplanetas, y HARMONI, el instrumento de primera luz del Telescopio Europeo Extremadamente Grande (E-ELT). Además, se dieron a conocer algunos trabajos de investigación en ingeniería, entre ellos, los experimentos de óptica adaptativa para mejorar las comunicaciones láser con satélites.


En materia de divulgación, se mostró el proyecto “CosmoLAB: el Sistema Solar como laboratorio en el aula” dedicado a formación de profesorado en Astronomía y que acaba de cumplir un año, valorada como una de las charlas más creativas de esta edición. También se presentaron algunas de las iniciativas que se están realizando para visibilizar la labor de las mujeres que trabajan en astrofísica y para ofrecer a las niñas modelos inspiradores que fomenten sus vocaciones científicas y tecnológicas. El colectivo de astrofísicas, ingenieras y divulgadoras que está participando voluntariamente en estas acciones recibió el premio especial de la Comisión de Seminarios por su labor.


Para concluir el evento, Javier Licandro, coordinador de Investigación del IAC, destacó el buen ambiente científico y de cooperación que existe en las diferentes áreas de investigación y departamentos del IAC, así como el acceso privilegiado que el personal tiene a unas instalaciones telescópicas e informáticas de vanguardia. También subrayó la importancia del programa de doctorado del IAC, que cuenta con cerca de 70 estudiantes, y del área de ingeniería. Por último, agradeció las intervenciones del personal del IAC y el trabajo de la Comisión de Seminarios por la organización del evento.


Comentarios