​El Consorcio Insular de Servicios realizará un estudio para definir el mejor modelo de recogida de biorresiduos en La Palma.

​El análisis se realizará en los municipios de Santa Cruz de La Palma, Los Llanos de Aridane, Breña Alta, El Paso, Breña Baja y Tazacorte, teniendo en cuenta que a finales de 2021 las localidades de más de 5.000 habitantes deberán tener implantada la recogida separada de residuos orgánicos
|

240621 Estudio residuos


El Consorcio Insular de Servicios, en coordinación con los ayuntamientos de Santa Cruz de La Palma, Los Llanos de Aridane, Breña Alta, El Paso, Breña Baja y Tazacorte, realizará un estudio de viabilidad para definir el mejor modelo de recogida de biorresiduos en los municipios de mayor población de la isla, basados en conceptos como la corresponsabilización, la pérdida del anonimato y la identificación de los generadores, de forma que se adapten a las singularidades locales y permitan alcanzar los objetivos fijados en las Directivas Europeas de 2018 que conforman el Paquete de Economía Circular, así como con los derivados de la directiva de plásticos de un solo uso.



La consejera delegada del Consorcio y responsable del área de Servicios Públicos del Cabildo de La Palma, Nieves Rosa Arroyo, ha señalado que el Proyecto de Ley de Residuos y Suelos Contaminados, que se ha presentado recientemente al Congreso de los Diputados, establecerá un calendario de implantación de nuevas recogidas separadas de residuos con el objetivo de su valorización como materiales, además de las ya existentes de papel-cartón, metales, plástico o vidrio.En concreto, para facilitar la preparación para la reutilización y el reciclado de alta calidad, las entidades locales con población de derecho superior a 5.000 habitantes deberán tener implantada la recogida separada de biorresiduos de origen doméstico antes de finalizar 2021.


Así las cosas, los municipios de mayor población de la Isla deberán adoptar las medidas necesarias para posibilitar la separación y el reciclado en origen de los biorresiduos mediante su compostaje doméstico y comunitario, o su recogida separada y posterior transporte y tratamiento en instalaciones específicas de reciclado, evitando que se mezclen a lo largo del tratamiento con otros tipos de residuos.



Nieves Rosa Arroyo agradece la colaboración de los ayuntamientos para desarrollar este estudio que permita definir el mejor de los modelos para este servicio, de forma coordinada con el Consorcio, aportando además la información geográfica, estadística y económica municipal necesaria para la realización del análisis.

Comentarios