​Vecinos del centro histórico reclaman al Ayuntamiento que dé marcha atrás a la ordenanza de tráfico y movilidad por vulnerar sus derechos y no justificar sus medidas

​La Asociación El Perenquén alega en contra de la entrada en vigor del documento al denunciar que no ha habido participación ciudadana como establece la legislación y que la normativa aprobada "solo busca desterrar a los residentes de la zona centro Urban para convertirla en un recinto cerrado a la medida de establecimientos de ocio e incluso privatizando el uso de calles para eventos promovidos por particulares"
|

D1da5a 94481e19cdca4255b28938430e218ac9


La Asociación de Vecinos Centro Urban El Perenquén ha solicitado al Ayuntamiento de Santa Cruz de Tenerife que no publique de forma definitiva la nueva ordenanza de tráfico y movilidad y reinicie el procedimiento con un nuevo proyecto al entender que se ha vulnerado el derecho a la participación ciudadana y no se han justificado las medidas que se proponen en el texto aprobado de forma provisional el pasado 22 de febrero, acuerdo que este colectivo pide, por tanto, que se revoque y quede sin efectos. Para estos ciudadanos, se infringen la Ley de Procedimiento Administrativo Común y la Ley sobre Libre acceso a las actividades de servicios y su ejercicio".


"Se nos había prometido a los vecinos del centro histórico que, con la nueva ordenanza, por fin, se daría solución a los graves problemas de movilidad y accesibilidad que padecemos desde hace dos décadas. Pero lejos de aportar soluciones, el nuevo texto normativo lo que pretende es dar carta de naturaleza al conjunto de medidas adoptadas en el último decenio por la Corporación, en orden a desterrar a los residentes de la zona centro y convertir la Zona Urban en un recinto cerrado sólo apto para el sector servicios, celebración de eventos festivos y la instalación de negocios de hostelería", denuncia este colectivo ciudadano.


El Perenquén ha hecho esta petición en la alegación al trámite de exposición pública previo a la entregada en vigor de la ordenanza, en la que detecta "defectos de carácter sustancial" durante su tramitación administrativa, "los cuales impiden tener la certeza de que no existen otras medidas igual de efectivas que resulten menos restrictivas de derechos, o que impongan menos obligaciones a los destinatarios que el sistema regulatorio propuesto" en especial a los vecinos del centro histórico, la conocida como Zona Urban. Esta tendencia, según estos vecinos, "se ve claramente reflejada en los artículos de la ordenanza que facultan la privatización del uso de las vías públicas para facilitar la celebración de eventos o actividades, incluso promovidas por particulares".


UN VERDADERO TRÁMITE DE CONSULTA Y CON ESTUDIO DE ALTERNATIVAS


Por ello, reclaman "un verdadero trámite de consulta pública, en el que se suscite la participación activa de todas las organizaciones y asociaciones más representativas afectadas, incluida El Perenquén y se analicen, de manera rigurosa, todas las alternativas regulatorias y no regulatorias de ordenación de la circulación, movilidad y accesibilidad a la Zona Centro de la ciudad, debiendo encargarse a tales efectos una auditoría para el seguimiento, información y evaluación del cumplimiento del Proyecto URBAN".


El Perenquén se queja de que el expediente administrativo completo de la ordenanza no salió a exposición pública en sede electrónica y además se produjo una "demora injustificada" en la entrega de la copia digitalizada, por lo que solo dispuso de tres días hábiles, con la Semana Santa de por medio, para consultar la documentación y preparar sus, habiéndose impedido con ello el pleno ejercicio del derecho al acceso a la información pública.


MEDIDAS RESTRICTIVAS SIN JUSTIFICAR


En su escrito, estos vecinos se quejan igualmente de que no se les informa de por qué es conveniente restringir en determinadas calles la libertad de uso común del dominio público viario, o por qué resulta necesario establecer un sistema de accesos autorizados a la Zona Urban, o cuál es el objetivo de utilizar elementos móviles o fijos que impidan, con carácter permanente, la entrada y la circulación de vehículos a determinadas vías del centro de la ciudad, afectando al contenido esencial del derecho fundamental a la libre circulación de personas.


Tampoco se explicitan en el expediente "las razones imperiosas de interés general en que se basan las limitaciones impuestas al ejercicio de la libertad de empresa tales como, por ejemplo, la prohibición de acceso a las calles peatonales y domiciliarias de la Zona Urban fuera de determinadas franjas horarias a transportistas, proveedores, servicios de mudanza, servicios de reparación, etc."


ABOGAN POR UN CONTROL CON PILONAS NO PERMANENTE


Sobre el sistema de control de accesos al centro histórico, adjudicado a una empresa privada, El Perenquén aboga por un sistema "mucho más flexible y amigable con los residentes en la zona centro, limitándose la utilización de barreras físicas (pilonas) a determinadas celebraciones y eventos públicos de interés general, restringiéndose su uso a las calles de mayor afluencia de personas, por razones de estricta seguridad, y priorizando el uso común general de la vía pública sobre los usos especiales por excepcionales razones de interés público


RECLAMAN LOS 500 APARCAMIENTOS DEL URBAN


En cuanto a la posibilidad de que el Ayuntamiento pueda reservar estacionamientos en la vía pública con limitación horaria en la zona centro, cabe recordar que el Plan Urban preveía la construcción de una red de aparcamientos públicos para residentes, que compensaría los más de 500 aparcamientos en superficie eliminados. Tales dotaciones, como denuncian estos vecinos, " nunca llegaron a ejecutarse, por lo que se propone el establecimiento de una moratoria de este tipo de medidas para las calles de la Zona Urban, hasta tanto se construyan los aparcamientos públicos proyectados".


CONDICIONAR EL CICLOTURISMO A UN ESTUDIO Y A CARRILES BICI


En lo que se refiere a la posibilidad de permitir en las calles peatonales y domiciliarias de la Zona Urban la circulación con bicicletas, patines, patinetes, ciclomotores y vehículos de movilidad personal, la Asociación El Perenquén sugiere una vez más que se condicione esa medida a la realización del pertinente estudio de movilidad específico para el centro histórico y la creación de carriles bici.


RECUPERAR LAS MEDIDAS DEL URBAN


Y en lugar de las medidas previstas en la ordenanza para el centro histórico, este colectivo vecinal invita al Ayuntamiento a seguir avanzando en la prosecución de los objetivos trazados por el Plan Urban, como son la eliminación de todo tipo de barreras físicas que impedían la libre circulación de personas con minusvalías, nuevas zonas ajardinadas y peatonales, accesibilidad rodada apoyada en el transporte público y en una red de estacionamientos públicos y privados; mejora de las infraestructuras: de saneamiento, drenaje de viario y alumbrado; desarrollo de programas formativos: como Escuela Taller de Rehabilitación de Edificios, Taller de Nuevas Artesanías, Guías Turísticos, Taller de Mantenimiento Urbano, Formación en Informática; y prohibir la actividad de cicloturismo y el alquiler de vehículos de movilidad personal dentro de las calles de la Zona Urban, por su peligrosidad para la integridad física de los peatones".


Comentarios