​Vecinos del centro histórico de Santa Cruz de Tenerife, promoverán que el macrobotellón del Carnaval 2020 se traslade a los nuevos espacios libres de la ciudad y el puerto

​La Asociación El Perenquén niega que esté en contra de los actos carnavaleros tradicionales, recuerda que hay una sentencia judicial que obliga a contemplar la reubicación del macrobotellón con quioscos, y asegura que la propia concejal de Fiestas admite que hay que estudiar esa opción
|

E4c55d65 9887 4af4 9fcd c839facb78e602E


La Asociación de Vecinos El Perenquén, del centro histórico de la capital tinerfeña, anuncia que promoverá a partir de junio próximo, cuando se constituya la nueva corporación municipal, un acuerdo entre los grupos del Ayuntamiento de Santa Cruz de Tenerife para resolver de forma definitiva el problema para conciliar el derecho al descanso de los residentes en el cuadrilátero del Carnaval con el macrobotellón con música a alto volumen en que han derivado desde hace unos años a esta parte los actos nocturnos de esta tradicional fiesta chicharrera.


Este colectivo de ciudadanos recuerda que existe una sentencia judicial que, a raíz de una denuncia presentada por otro grupo de vecinos, ya establece desde hace años que se deben tomar medidas de reducción de ruido, incluyendo, si así fuera necesario para ejecutar este fallo de los tribunales, la de trasladar estos actos nocturnos. 


"Una vez más debemos dejar claro que no estamos en contra del Carnaval, pues el botellón es un fenómeno relativamente reciente, con altos niveles de ruido -en calles estrechas donde viven miles de personas- que nada tienen que ver con los tradicionales de esta fiesta, por lo que, de igual manera, se deben buscar soluciones a esta nueva realidad, y buscar el espacio alternativo adecuado, que existe y entendemos viable", afirma la presidenta de la asociación, Silvia Barrera.
Por todo ello, y teniendo en cuenta la necesidad de conciliar todos los intereses, El Perenquén se dirigirá a los grupos municipales que surjan de las elecciones del 26 de mayo para que se debata una moción institucional una hoja de ruta que permita mudar los macrobotellones con quioscos de música a todo volumen hacia los nuevos espacios libres que ha ganado la ciudad junto al puerto, frente a la plaza de España, e incluso espacio portuario que la Autoridad Portuaria ya ha liberado de usos industriales, como la gran explanada vacía de la dársena de Los Llanos, situada frente al Cabildo de Tenerife.


Para este colectivo, no se entiende que existiendo espacio suficiente para rodar los macrobotellones hacia los referidos espacios del litoral, se sigan celebrando en plena trama urbana histórica, con las molestias a los residentes y la afección al patrimonio histórico arquitectónico, así como los problemas de suciedad y basura que genera al centro urbano, con la mala imagen que esto acarrea para los turistas que nos visitan, máxime ahora que la ciudad presume de recibir cada vez más cruceristas, los cuales gustan de ver patrimono histórico.


Para hacernos una idea de lo que soporta esta parte de la ciudad, habitada, baste el dato oficial de que a falta de varios días para el fin del Carnaval, ya se habían recogido más de 210 toneladas de residuos que los carnavaleros arrojan al suelo del centro histórico, buena parte en los macrobotellones. En este sentido, la asociación agradece el esfuerzo de los operarios del servicio municipal de limpieza.


DESCONOCIDOS PLANES DE EVACUACIÓN AUTOPROTECCIÓN


El Perenquén lamenta que en la presente edición del Carnaval no haya informado a los vecinos, con folletos casa por casa, sobre el plan de evacuación y el plan de autoprotección durante las noches en que deben vivir en una zona cerrada al tráfico y abarrotadas con más de 200.000 personas, desde Méndez Núñez hasta la plaza de España y desde La Noria a la plazas de Weyler, del Príncipe y de San Francisco, donde además residen numerosas personas mayores en delicado estado de salud.


Unos ciudadanos que no pueden resistir tantas noches seguidas los altos niveles de ruido de quioscos, barras y terrazas junto a sus viviendas, y a quienes el Ayuntamiento ha negado darles alternativa habitacional para residir durante el Carnaval en otra parte de la ciudad, cuanto menos a los que carezcan de medios para procurársela.


Hay que recordar que durante las reuniones mantenidas por directivos de esta asociación con responsables municipales, el propio gobierno local admitió que la opción de este traslado está sobre la mesa, como reconoció la concejal de Fiestas, Gladys León.


Comentarios