Buscar
09:31h. Viernes, 19 de Octubre de 2018

Labrador pide que CC reconozca sus errores y proponga una alternativa real para el puerto bagañete.

La diputada autonómica sostiene que el acto de ayer se trata de un mero maquillaje electoral y donde sobraban políticos y habría que plantearse la verdadera repercusión económica de esta llegada. Ha dicho que no se puede seguir mintiendo a los palmeros y hay que afrontar la realidad con valentía. Lo que se vivió ayer en Tazacorte es un plagio empeorado de “Bienvenido Mr Marshall” que no se merecen los bagañetes ni los palmeros

 

 

Labrador pide que CC reconozca sus errores y proponga una alternativa real para el puerto bagañete.
Labrador pide que CC reconozca sus errores y proponga una alternativa real para el puerto bagañete.

La diputada autonómica por la isla de La Palma, Lorena Hernández Labrador en relación  la llegada en el día de ayer del primer crucero al muelle de Tazacorte tras 16 años sin actividad y una inversión pública de casi 70 millones de euros, ha manifestado que Coalición Canaria debe reconocer sus errores y proponer una alternativa real para el puerto bagañete.

La diputada y número dos de los populares en la isla, quién ha hecho un intenso seguimiento de las distintas decisiones que se han tomado en relación a esta infraestructura, sostiene que “el paripé montado ayer por CC en el puerto de Tazacorte sólo evidencia el fracaso de las políticas nacionalistas que con su nefasta gestión pública condenan a La Palma a ser una isla ya no de segunda, sino de tercera”. E indica que es otro ejemplo más de las obras faraónicas de Coalición que se dilatan en el tiempo, suponen inversiones desmesuradas y finalmente no se obtiene el resultado previsto.

“Es verdaderamente bochornoso ver que aquellos que han sido los responsables del retraso de esta infraestructura vital para el Valle se presten a la foto sin que les dé un mínimo de reparo ni asuman la más mínima responsabilidad”. A lo que también se pregunta: “Si esta era la finalidad que buscaba CC para el muelle bagañete con pequeños barcos porque no puede aspirar a más”.  Labrador indica que en el acto de ayer sobraban políticos y se pregunta si esta será la imagen que trasladaremos a aquellos que nos visitan en cada escala. A lo que añade que es hora de decir la verdad a los palmeros, ya que no se puede seguir mintiendo y hay que afrontar la realidad con valentía. “Desgraciadamente el Puerto de Tazacorte tiene las condiciones que tiene y con ellas es con las que debemos plantearnos el futuro”

Ante esta situación Labrador ha indicado que su grupo solicitará una nueva comparecencia al Vicepresidente del Gobierno y responsable de Transportes para que explique con claridad cuál es la planificación de cruceros que hay prevista para ese puerto, el calendario con las escalas, la viabilidad, la inversión pública con la que se va a contar para ello, la repercusión económica de la llegada de ayer y todos los datos que no fue capaz de concretar ayer en su intervención, más allá de los tres atraques previstos. Los populares entienden que  se debe asumir de una vez por todas las realidad existente y con ella trabajar conjuntamente para intentar dinamizar en la mayor medida posible esa zona “porque lo que está en juego es el desarrollo de Tazacorte y de la isla y por eso es por lo que debemos apostar”.

Desde el PP indicaron además que es bochornoso la actitud de los nacionalistas e hicieron referencia al escrito enviado por el alcalde bagañete Ángel Pablo Rodríguez, quién usa sin ningún tipo de respeto institucional las herramientas municipales para mezclarlas con el programa electoral de Unión Bagañeta. “Es muy triste este uso partidista de las administraciones públicas confundiéndolas con el propio partido”

Finalmente, Labrador concluyó su valoración indicando que lo se vivió ayer en Tazacorte es un plagio empeorado de “Bienvenido Mr Marshall” impulsado por los nacionalistas en La Palma para intentar esconder el estrepitoso fracaso en su gestión del Puerto de Tazacorte  que no se merecen los bagañetes ni los palmeros. Y ahora lo que toca es “remangarse de verdad y trabajar sin vendas en los ojos para, con las limitaciones existentes, poder optar por lo mejor posible para el puerto porque de las lamentaciones y de las malas gestiones pasadas no se avanza”.